American Pie (tarta de manzana americana)

La primera vez que hice una American Apple Pie fue en una reunión familiar en navidad. Acostumbrados a la tarta de manzana española al principio era un  poco reacios acerca de la versión americana. La saqué aun templada y le puse unas bolas de helado de vainilla en el mismo plato. Ese contraste de temperaturas y texturas les encantó y ahora, cada vez que nos reunimos, piden que lleve una de mis tartas americanas. Esta tarta es menos vistosa que la nuestra, no es tan bonita, pero el sabor y las texturas son maravillosas. Está realmente buena y es muy fácil de elaborar, ya que, al igual que en la Cherry Pie de la pasada semana la fruta va en crudo y se hornea junto con la masa hasta que el interior quede más o menos como una compota.

La masa es igual que la de la semana pasada (ver la receta de la Cherry Pie). Lo que cambia es el relleno. Esta la he querido hacer con masa quebrada elaborada para que veáis la diferencia que hay entre hacerla a mano o comprarla. La diferencia a la vista es evidente, y al gusto también, pero si no tenéis tiempo o no os apetece preparar masas, podéis comprarla hecha. Lo que sí os recomiendo es que la masa sea de buena calidad. Esta yo la he hecho con la de La Cocinera, pero sale un poco cara y la verdad es que la de Lidl está mucho más rica y sale justo a la mitad de precio que esta.

Para esta tarta necesitaremos:

-Si elaboráis la masa las mismas cantidades de la Cherry Pie ó

-2 láminas de pasta brisa de buena calidad

Para el relleno:

-3 manzanas medianas Granny Smith

-3 manzanas medianas Fuji (Yo he puesto dos porque eran muy grandes)

-1/2 taza de azúcar moreno

-1cucharadita de canela en polvo

-1 cucharada sopera de maicena

-El zumo de un limón

-1/2 cucharadita de nuez moscada

-25 grs de mantequilla

Preparación:

Precalentamos el horno a 200º. Descorazonamos y pelamos las manzanas. Partimos estas en láminas o trocitos pequeños. Es importante no poner un solo tipo de manzanas ya que lo bueno es jugar con el contraste dulce de una variedad y ácido de otra. Cuando estén todas laminadas añadimos el zumo de limón para que no se oxiden. Añadimos el resto de ingredientes excepto la mantequilla y movemos bien con las manzanas para que se mezclen bien los sabores.

Forramos el molde de horno con una de las láminas de pasta brisa. Ponemos la mezcla de las manzanas, repartimos bien y por encima la mantequilla a daditos. Tapamos con la otra lámina a la que le haremos un agujero en el centro para que respire. Cerramos bien por los cantos y pincelamos con leche y azúcar moreno. Y ahora al horno que bajaremos a 180º durante unos 40 minutos. Podéis saber que está hecha cuando veáis que por el agujero está hirviendo el relleno y adquiere una consistencia como de compota.

Se come templada, pero si queréis, os recomiendo añadirle una bola de helado de vainilla.

¡¡Que aproveche!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s