Lemon Meringue Pie o Tarta de Limón y Merengue

UMMM!! Cómo está esta tarta de limón y merengue… ¡Me encanta! Con ese suave merengue tostado, ese relleno de lemon curd y la base de pasta brisa. Es una combinación deliciosa, sin duda. La Lemon Meringue Pie es una de esas tartas típicas que se ven en las películas, de esas tartas tradicionales que tanto me gustan. Para mí son las mejores y no necesitan nada de decoración. Lo único que cuenta es su estupendo sabor. Además esta tarta cuenta con dos de las cosas que más me gustan que son el merengue y el lemon curd. Sinceramente, esta crema de limón creo que es uno de los grandes inventos de la humanidad, cremosa, fina, nada ácida y con mucho sabor a limón. Riquísima y perfecta para el verano.

Lemon Meringue Pie 1

Cosas a tener en cuenta para la elaboración de la tarta. Debéis disponer de un par de horas para la elaboración, pero no os preocupéis, si os decidís a hacerla vuestros invitados os agradecerán el esfuerzo. Cuando la prueben sus caras me darán la razón. Merece la pena hacerla. Una buena taza de té helado y una porción de esta tarta harán una sobremesa perfecta.

Lemon Meringue Pie  2

¿Por qué os digo lo de las horas de elaboración? Pues porque tenemos que hacer la pasta brisa, dejar que repose en la nevera para poder trabajarla, hornearla después, dejar que enfríe y entonces, cuando esté totalmente fría pondremos el lemon curd, que por otra parte también hay que hacer y dejar enfriar. Y cuando tengamos todo esto añadir el merengue, que con un par de minutos de grill estará listo, pero que nos llevará un ratito de varillas intensivas tenerlo como queremos. Lo bueno es que todos los ingredientes son fáciles de hacer, pero necesitan reposo y tener la temperatura perfecta. Bueno, pues dicho esto, ahí va la receta.

Lemon Meringue Pie  3

Lemon Meringue Pie (tarta de 22 cms de diam)

Ingredientes:

Para la pasta brisa:

-140 grs de harina de trigo

-120 grs de mantequilla fría cortada a daditos

-una pizca de sal

-2 cucharadas soperas de agua fría

Para el lemon curd:

Os dejo el enlace de la receta que preparé el verano pasado Lemon Curd

Para el merengue:

-4 claras de huevo a temperatura ambiente

-1 cucharada sopera de zumo de limón

-1/2 cucharadita de cremor tártaro

-140 grs de azúcar glas

Elaboración:

Lo primero que hacemos es preparar la pasta brisa. Para ello ponemos en un bol la harina y la sal y mezclamos. Añadimos la mantequilla cortada y vamos deshaciendo los cubitos con los dedos, al mismo tiempo que mezclamos con la harina. Lo hacemos hasta que estén completamente deshechos todos los trocitos de mantequilla añadimos el agua poco a poco mientras mezclamos. Se irá despegando de las paredes del bol y haciendo una bola. Sacamos y amasamos para que se quede todo bien integrado. Formamos una bola y envolvemos en papel film y dejamos enfriar en la nevera 1 hora y media. Cuando haya pasado este tiempo sacamos y ponemos la masa sobre una superficie previamente enharinada y con un rodillo vamos dado forma circular hasta que tengamos una masa de 2-3 mms de grosor. Pasamos al molde y cubrimos con garbanzos o judías y metemos en el horno precalentado a 170º durante unos 20-22 minutos. Sacamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

El merengue no tiene secretos. Ponemos todas las claras en un bol y empezamos batiendo a velocidad baja hasta que blanqueen. Entonces vamos añadiendo el azúcar poco a poco al mismo tiempo que batimos con las varillas. Cuando empiece a subir añadiremos el cremor tártaro, que nos estabilizará la mezcla, detendrá la cristalización del merengue y nos dará ese bonito acabado satinado que tanto nos gusta. Vamos subiendo la velocidad hasta que esté casi perfecto, entonces añadiremos el zumo de limón, que hará que el merengue quede más apretado y seguimos batiendo hasta que cuando saquemos las varillas y las pongamos hacia arriba el pico del punto de nieve no baje.

Vamos a terminar nuestra tarta. Cogemos nuestra masa que ya está fría y la rellenamos con el lemon curd. Vamos poniendo encima con cuidado el merengue hasta que cubra toda la superficie de la tarta y forme una montañita en el centro (queda más bonita) y entonces con una espátula, vamos dibujando círculos por el merengue intentando que los picos nos queden hacia arriba. Cuando la tengamos la metemos en el horno SIN temperatura, solo con el grill, durante 2 minutos más o menos (hasta que quede dorada). Y ya tenemos lista nuestra deliciosa Lemon Meringue Pie. Espero que os guste.

Lemon Meringue Pie 4

Anuncios

Fougasse de Chocolate Blanco y Negro

Me encanta la fougasse. La vi por primera vez hace poco en un programa de la gran Lorraine Pascale y no pude resistirme a hacerla. Ella la hizo de chorizo y tomillo y me dejó enamorada de ese pan con forma de hoja tan bonito y crujiente que es la fougasse. Pero empecemos por el principio.

Fougasse con chocolate 1

 

La fougasse es un pan típico de la Provenza francesa y tanto en la elaboración como en los ingredientes se parece mucho a la coca de mi tierra o la focaccia italiana. Básicamente es un pan de poca miga, con aceite en su masa, al que se le añaden diferentes ingredientes en la masa para después hornearlo. Nosotros, en Alicante, tenemos una forma diferente de hacer la coca, con menos levadura y más amasado, pero recordad que esto no es una coca, es un pan, por lo que no queremos hojaldrar la masa ni debemos trabajarla mucho para que no quede dura la miga. Debe quedar crujiente la corteza y con la miga esponjosa.

Fougasse con chocolate 2

Aunque la primera vez que la hice me decanté por una fougasse salada con romero a la que añadí sobrasada ibérica y queso de rulo de cabra (una combinación que deberíais probar sin duda) hoy me he propuesto seguir con mi amor por las recetas dulces y he preparado una con chocolate blanco y chocolate negro. ¿Pero si es un pan de aceite?¿Y encima salado? Pues sí, y he optado por esta combinación de sabores por dos razones principalmente: porque todo el pan es salado y una de mis meriendas favoritas cuando era pequeña era el pan con chocolate y porque una de las cocas más ricas que hacemos en Alicante es de chocolate y mollitas, que tiene una combinación de dulce, salado y aceite de oliva que gusta a todo el mundo.

Fougasse con chocolate 3

Así que he customizado esta fougasse con un rico aceite de oliva virgen y chocolates y estoy segura de que os encantará. De todas formas, podéis variarla cambiando el chocolate por el ingrediente que os apetezca: frutos secos, aceitunas, chorizo, jamón, roquefort…Admite cualquier tipo de combinación e incluso la podéis hacer sin relleno. Estoy segura de que os encantará de cualquier manera.

Fougasse con chocolate 4

Fougasse con chocolates (para dos fougasses)

Ingredientes:

-500 grs de harina de fuerza

-300 ml de agua tibia

-12,5 grs de levadura prensada

-1 cucharadita de sal

-30 ml de aceite de oliva virgen

-30 grs de chocolate negro de repostería (yo uso Nestlé)

-30 grs de chocolate blanco de repostería (yo uso Nestlé)

Elaboración:

En un bol ponemos la harina y la sal y mezclamos. A continuación añadimos la levadura desmigada y trabajamos la mezcla con los dedos para que quede lo más deshecha posible. Cuando la tengamos añadiremos el aceite y mezclamos bien con los dedos y a continuación añadiremos poco a poco el agua hasta que se integre completamente y se forme una masa un poco pegajosa. No enharinéis la superficie de amasado, trabajando la masa va cogiendo la textura que necesita y no es necesario añadir harina (de hecho, la primera vez que la hice quedó apretada por la harina de más y por no amasar bien). Ahora viene lo más importante para conseguir una fougasse deliciosa: el amasado. Es muy importante que sigáis este paso como os digo, ya que si la amasáis como si fuese pan no entrará el aire suficiente y no quedará lo suficientemente esponjosa. Debemos coger la masa y apretar la superficie con los pulgares al mismo tiempo que vamos recogiendo con el resto de las manos la masa que hay en contacto con la superficie de trabajo y la llevamos hacia donde tenemos los pulgares. Apretamos un poco y repetimos el proceso varias veces, durante unos 7-10 minutos más o menos. Veréis que la masa no deja ni un resto en la superficie de trabajo ni en vuestras manos. Entonces ponemos la masa en un bol que cubriremos con papel film pintado con aceite y que haga contacto con la masa para evitar que se reseque. Dejamos reposar y debe levar hasta el doble de su volumen inicial. Cuando esté (calculad una hora más o menos) ponemos el horno a precalentar a 230º. Cogemos la mitad de la masa y la aplanamos un poco con las manos dando la forma de hoja. OJO: NO AMASAMOS. Es la única forma de que quede suave y esponjosa. Echamos por encima el chocolate y envolvemos un poco intentando amasar lo menos posible. Ponemos sobre la bandeja del horno y hacemos unos cortes en la masa. Estos cortes los abriremos un poco antes de meter en el horno, ya que con el calor la masa sube y los puede cerrar, pero no abráis demasiado, porque entonces pueden romperse cuando se hornee. Dejamos en el horno a 230º durante 15 minutos y sacamos. Dejamos enfriar en una rejilla y ¡Lista para comer!

Bon Appétit.