Fougasse de Chocolate Blanco y Negro

Me encanta la fougasse. La vi por primera vez hace poco en un programa de la gran Lorraine Pascale y no pude resistirme a hacerla. Ella la hizo de chorizo y tomillo y me dejó enamorada de ese pan con forma de hoja tan bonito y crujiente que es la fougasse. Pero empecemos por el principio.

Fougasse con chocolate 1

 

La fougasse es un pan típico de la Provenza francesa y tanto en la elaboración como en los ingredientes se parece mucho a la coca de mi tierra o la focaccia italiana. Básicamente es un pan de poca miga, con aceite en su masa, al que se le añaden diferentes ingredientes en la masa para después hornearlo. Nosotros, en Alicante, tenemos una forma diferente de hacer la coca, con menos levadura y más amasado, pero recordad que esto no es una coca, es un pan, por lo que no queremos hojaldrar la masa ni debemos trabajarla mucho para que no quede dura la miga. Debe quedar crujiente la corteza y con la miga esponjosa.

Fougasse con chocolate 2

Aunque la primera vez que la hice me decanté por una fougasse salada con romero a la que añadí sobrasada ibérica y queso de rulo de cabra (una combinación que deberíais probar sin duda) hoy me he propuesto seguir con mi amor por las recetas dulces y he preparado una con chocolate blanco y chocolate negro. ¿Pero si es un pan de aceite?¿Y encima salado? Pues sí, y he optado por esta combinación de sabores por dos razones principalmente: porque todo el pan es salado y una de mis meriendas favoritas cuando era pequeña era el pan con chocolate y porque una de las cocas más ricas que hacemos en Alicante es de chocolate y mollitas, que tiene una combinación de dulce, salado y aceite de oliva que gusta a todo el mundo.

Fougasse con chocolate 3

Así que he customizado esta fougasse con un rico aceite de oliva virgen y chocolates y estoy segura de que os encantará. De todas formas, podéis variarla cambiando el chocolate por el ingrediente que os apetezca: frutos secos, aceitunas, chorizo, jamón, roquefort…Admite cualquier tipo de combinación e incluso la podéis hacer sin relleno. Estoy segura de que os encantará de cualquier manera.

Fougasse con chocolate 4

Fougasse con chocolates (para dos fougasses)

Ingredientes:

-500 grs de harina de fuerza

-300 ml de agua tibia

-12,5 grs de levadura prensada

-1 cucharadita de sal

-30 ml de aceite de oliva virgen

-30 grs de chocolate negro de repostería (yo uso Nestlé)

-30 grs de chocolate blanco de repostería (yo uso Nestlé)

Elaboración:

En un bol ponemos la harina y la sal y mezclamos. A continuación añadimos la levadura desmigada y trabajamos la mezcla con los dedos para que quede lo más deshecha posible. Cuando la tengamos añadiremos el aceite y mezclamos bien con los dedos y a continuación añadiremos poco a poco el agua hasta que se integre completamente y se forme una masa un poco pegajosa. No enharinéis la superficie de amasado, trabajando la masa va cogiendo la textura que necesita y no es necesario añadir harina (de hecho, la primera vez que la hice quedó apretada por la harina de más y por no amasar bien). Ahora viene lo más importante para conseguir una fougasse deliciosa: el amasado. Es muy importante que sigáis este paso como os digo, ya que si la amasáis como si fuese pan no entrará el aire suficiente y no quedará lo suficientemente esponjosa. Debemos coger la masa y apretar la superficie con los pulgares al mismo tiempo que vamos recogiendo con el resto de las manos la masa que hay en contacto con la superficie de trabajo y la llevamos hacia donde tenemos los pulgares. Apretamos un poco y repetimos el proceso varias veces, durante unos 7-10 minutos más o menos. Veréis que la masa no deja ni un resto en la superficie de trabajo ni en vuestras manos. Entonces ponemos la masa en un bol que cubriremos con papel film pintado con aceite y que haga contacto con la masa para evitar que se reseque. Dejamos reposar y debe levar hasta el doble de su volumen inicial. Cuando esté (calculad una hora más o menos) ponemos el horno a precalentar a 230º. Cogemos la mitad de la masa y la aplanamos un poco con las manos dando la forma de hoja. OJO: NO AMASAMOS. Es la única forma de que quede suave y esponjosa. Echamos por encima el chocolate y envolvemos un poco intentando amasar lo menos posible. Ponemos sobre la bandeja del horno y hacemos unos cortes en la masa. Estos cortes los abriremos un poco antes de meter en el horno, ya que con el calor la masa sube y los puede cerrar, pero no abráis demasiado, porque entonces pueden romperse cuando se hornee. Dejamos en el horno a 230º durante 15 minutos y sacamos. Dejamos enfriar en una rejilla y ¡Lista para comer!

Bon Appétit.

Anuncios

Mega Kit Kat

Esta semana me he puesto más chocolatosa de lo habitual y es que me encontré un tutorial de cómo hacer un Kit Kat gigante y me entró un gusanillo que no me lo podía quitar de la cabeza. Esta receta es super fácil  ya que no necesitamos horno, ni cocina, ni casi nada. Con un molde de plum cake, un microondas y un frigorífico lo tenemos todo.

Kit Kat gigante 1

Los ingredientes son fáciles de encontrar y luego, si os gusta la presentación, con un papel de regalo, papel de seda y unas tijeras tenemos un envoltorio de lo más aparente. Tengo que decir que lo he probado (por supuesto), y está mejor que el Kit Kat, porque el chocolate es puro y a mí personalmente me gusta más. Si a esto le sumamos la Nutella del relleno, pues ya tenemos la combinación perfecta, así que ¡¡Nestlé, toma nota!!

Kit Kat gigante 2

Kit Kat Gigante

Ingredientes:

-2 paquetes de barquillos rellenos de chocolate

-3 pastillas de chocolate de cobertura

-1 bote de Nutella

Elaboración:

Lo primero es preparar el molde de plum cake, por lo que lo frotamos con mantequilla y lo forramos después con papel de hornear, que cortaremos de forma que ajuste lo más posible, para que luego el Kit Kat no tenga arrugas marcadas. Deshacemos una pastilla de chocolate en el microondas (unos 2 minutos a 600w), y cuando esté bien fundido ponemos todo en la base del molde. Extendemos bien y ponemos en el congelador unos 10 minutos. Mientras se enfría vamos preparando las galletas haciendo sandwiches de barquillo con Nutella, es decir, cogemos barquillo, untamos con Nutella y tapamos con barquillo que a su vez también untamos con Nutella. Ya sabéis, capa de barquillo, capa de Nutella empezando y acabando con barquillo solamente. A mí me han salido montoncitos de 6 barquillos para que quede hasta arriba. Preparad todos los barquillos así, los usaréis todos. Sacamos el molde del frío y ahora ponemos los montones de barquillo uno junto a otro hasta que completen el molde, pero ojo: es muy importante que dejemos un hueco por todo el perímetro del molde para que se pueda rellenar bien con chocolate. Una vez que tengamos los barquillos colocados, fundimos el resto del chocolate y con cuidado vamos echándolo por el hueco perimetral que hemos dejado hasta que quede completamente lleno. Os recomiendo que cuando esté le deis unos golpecitos para asegurar que rellena todos los huecos. Cubrimos la parte de arriba (lo que será la base) con el resto del chocolate fundido y a la nevera. Dejamos enfriar una hora y ya tenemos listo el Kit Kat.

Kit Kat gigante 3

Una recomendación, antes de cortarlo dejadlo fuera de la nevera al menos media hora, ya que si no la capa de cobertura se romperá al cortarla, como me ha pasado a mí, que veo chocolate y me desespero 😉

Orange Cinnamon Loaf o Pastel de Canela y Naranja

Llevo unos días sin publicar nada y para compensar esta semana os traigo una receta deliciosa y sencilla: Orange Cinnamon Loaf ó pastel de canela y naranja. Sí, ya sé que os tengo abandonados y que conste que me siento fatal por ello, pero es que estoy un poco, mejor dicho muy liada últimamente. El por qué os lo contaré más adelante, porque promete sea cual sea el resultado(…)¡Qué intriga! Pero bueno, lo importante es que siempre estoy pensando en vosotros y es por lo que me estoy complicando la existencia estos días.

Orange Cinnamon Loaf Pastel de Canela 1

Vamos a lo que vamos: la super receta. Y la califico así por varios motivos:

  • Primero, es totalmente mía. Esta no la he sacado de ningún sitio, pero es que con tanta práctica en repostería americana me invento las cosas y parece que las acaba de sacar Sue Ellen de su cafetería en Savannah, Georgia. Y es que estoy convencida de que si yo os hablase en inglés, pesase 20 kilos más y tuviese unos 10 tonos de piel más clara que la que Dios y mi genética me han dado, al probar mis postres creeríais firmemente que habría crecido cantando el “Barras y Estrellas”.
  • Segundo: si os digo que está deliciosa es porque lo está. Nunca os miento, no gano nada, y con esta receta lo he bordado. Con decir que me he comido medio yo solita…

Orange Cinnamon Loaf Pastel de Canela 2

 

Me comprometo firmemente a que si os decidís a hacerla y no os gusta me la enviéis que yo me la coma, no hay problema, os lo aseguro.

Orange Cinnamon Loaf Pastel de Canela 3

Para las cantidades que os doy sale un loaf de unas 12 raciones más o menos.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

-ralladura de 1 naranja

-3 huevos

-170 grs de mantequilla a temperatura ambiente

-60 ml de leche

-1 cucharadita de levadura

-una pizca de sal

-195 grs de harina

-150 grs de azúcar blanquilla

-1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el relleno:

-3 cucharadas soperas de azúcar moreno

-1 cucharada sopera de canela

Para el glaseado de naranja:
-el zumo de 1/2 naranja

-3 cucharadas soperas de azúcar blanquilla

Elaboración:

Precalentamos el horno a 195º. En un bol ponemos la harina, la levadura y la sal y mezclamos. Reservamos. En otro bol ponemos la mantequilla y batimos bien con las varillas, como un par de minutos, hasta que quede esponjosa. Añadimos el azúcar y seguimos mezclando. A continuación añadimos los huevos uno a uno y la vainilla mientras mezclamos con el resto de ingredientes húmedos. Cuando tenemos una pasta homogénea añadimos la mezcla de ingredientes secos en tres partes y la leche en dos, es decir, 1/3 de secos, 1/2 de leche, 1/3 secos, 1/2 leche y terminamos con 1/3 de secos. Mezclamos bien y reservamos. Ahora en un recipiente mezclamos bien la canela con el azúcar moreno y reservamos. Cogemos el molde que tendremos ya engrasado y preparado y ponemos la mitad de la masa que tenemos hecha. A continuación añadimos con una cuchara la mezcla de canela y azúcar. Y ahora, con mucho cuidado que no se mezcle añadimos el resto de la masa y repartimos bien para que quede todo liso y homogéneo. Pasamos un par de veces el cuchillo como cortando la masa para que no quede la línea de corte perfecta y metemos al horno durante 45-50 minutos.

Cuando esté casi listo preparamos el glaseado. Es muy sencillo, solamente tenéis que poner en un cazo el zumo y el azúcar a fuego lento y remover poco a poco hasta que se quede totalmente disuelto el azúcar. Sacamos el pastel del horno y desmoldamos con cuidado. Glaseamos en caliente y dejamos enfriar en una rejilla hasta que esté completamente frío.

Orange Cinnamon Loaf Pastel de Canela 4

 

Orange Cinnamon Loaf Pastel de Canela 5

Tarta de Galletas y Chocolate Monster High (Making Off)

¿Recordáis la tarta que colgué la semana pasada? Pues ha sido todo un éxito, pero hay unos cuantos que me han preguntado cómo la hice, así que hoy voy a narrar el making off (errores incluídos) para que podáis hacerla vosotros mismos.

Empecemos por la tarta base: la clienta quería una tarta de galletas con chocolate. Me pidió que fuese de galletas Rio con chocolate Valor y leche. Para esto utilicé:

-1 litro de leche para el chocolate

-1 kg de chocolate Valor a la taza

-1/2 litro de leche para mojar las galletas

-1 paquete grande de galletas Rio (utilicé 4 paquetitos)

-4 yemas de huevo

La elaboración de esta tarta es muy sencilla. Para el que no lo haya hecho nunca consiste solamente en hacer el chocolate a la taza, añadirle las yemas de huevo y dejar que enfríe. Luego mojamos bien las galletas en leche y vamos poniendo capas alternativas de galletas mojadas y chocolate a la taza. Después frigorífico y listo. Lo único a tener en cuenta es que las galletas tienen que estar muy mojadas, ya que si os quedan secas o crujientes la tarta no vale nada. Es una tarta húmeda. Muy húmeda. Humedísima.

Cero complicación la versión sencilla. El problema viene cuando quieres hacer algo especial con una tarta húmeda. He hecho muchas tartas y con diferencia esta es la que más me costó. No por la elaboración (evidentemente) sino para poder llevar a cabo el diseño que había preparado.

Mi intención inicial era hacer una tarta rectangular muy grande de unos 45×35 cms, con Kit Kat adornando el perímetro y superficie suficiente para todos los adornos que había preparado para las niñas, pero cada vez que la montaba y llegaba a la 6ª capa de galletas se empezaba a desparramar por la humedad. Tarta nº1 a la basura.

Empieza la tarta nº2 y compro una bandeja rígida de color fucsia, para que no empapase la parte inferior con el peso de las capas superiores y aguantase bien el peso final de la tarta (tened en cuenta que era para 25 niños y algunos padres). Cambio la receta del chocolate porque no termina de ser todo lo espeso que necesito. Consigo el espesor pero ¡Sorpresa!, cuando llega la capa nº7 vuelve a empezar el baile de las galletas flotantes. Segunda tarta a la basura.

A todo esto tenía que entregar la tarta al día siguiente y estaba desesperada, porque para que esté buena debe reposar una vez hecha una noche más o menos. Pues nada, botas de agua que está lloviendo y corriendo al super a por otra tanda de ingredientes.

Con la tercera tarta la cosa empezó mejor. Volví a cambiar la fórmula del chocolate y dejé menos tiempo las galletas en la leche. Entonces pensé en ir mojando con un pulverizador lleno de leche las galletas una vez puestas antes de añadir el chocolate. Y eso parecía que funcionaba, pero la tarta seguía siendo demasiado grande y volvía a tener el mismo problema. Al no querer ponerla en un molde para entregarla, ya que la quería adornar de una manera concreta no había tope que la aguantase y del propio peso se vencía. Tercer intento fallido.

Doce de la noche, desesperada y sin haber cenado por el nudo que tenía en el estómago consulto con mi marido. Y entre los dos ideamos un plan (digo yo que tantos años trabajando con arquitectos y planos tienen que servir de algo). Pensamos en la “deconstrucción” de la tarta, como diría Ferrán Adriá. Así que vuelta a empezar, pero esta vez tenía que ser la definitiva. Y lo fue.

Lo primero: Molde de 28 cms de diámetro desmontable. Segundo: Forramos el mismo con papel de horno de manera que quede muy tenso (nada de arrugas). Tercero: Fundimos dos tabletas de chocolate de cobertura (ojo, nada de mantequilla) y dejamos que entibie, pero no frío, tibio. Pincel y Kit Kat. Comenzamos poniendo chocolate de cobertura en toda la base del molde hasta que cree una capa de un par de mm. Enfriamos. Ahora cogemos los Kit Kat de tres en tres y encaramos la parte del nombre con el borde exterior del molde en vertical y acto seguido y con un pincel de cocina vamos pincelando capas (primero finas) de chocolate de cobertura y seguimos hasta rodear todo el perímetro del molde. Dejamos enfriar. Volvemos a pasar el pincel con chocolate por el perímetro y volvemos a enfriar. Hacedlo hasta que se gaste todo el chocolate de cobertura y dejamos en la nevera.

Cuando el molde galletil está en el frigo empezamos con la tarta de galletas propiamente dicha, es decir, vamos preparando en una base la tarta de galletas. Ahora necesitamos que esté muy húmeda y blandita, ya que cuando esté lista vamos a rellenar con ella el vaso que hemos formado con los Kit Kat. Cuando lo tengamos listo rellenamos ajustando el tamaño de las galletas al molde redondo y vamos añadiendo más capas de chocolate a la taza para que rellene bien todos los huecos que pudiese tener. Terminamos con una capa gruesa de chocolate a la taza y al frigo. Ni una pérdida de humedad, ni un hueco, ni nada. Eso sí, sed muy meticulosos en el pincelado, que no quede ningún hueco sin pincelar con chocolate por pequeño que sea. El líquido, por donde pueda se abrirá paso y os echará a perder todo el trabajo.

Y ahora vamos a por la calavera de chocolate.

Necesitamos:

-1 tableta de chocolate de cobertura negro

-1 tableta de chocolate de cobertura blanco

-Colorante alimentario rojo (si puede ser liposoluble)

-3 mangas pasteleras

-3 boquillas del nº2

-Una carpeta tipo sobre de las de plástico

-El dibujo que queráis hacer

¿ Cómo se hace? Fundid el chocolate y esperad a que enfríe, como un punto antes de que se empiece a poner sólido de nuevo. Si queréis colores (en este caso el rosa) añadid el colorante al chocolate blanco y mezclad bien. Rellenamos las mangas con cada color que necesitemos. Cortamos la carpeta a tamaño folio de una sola hoja. Ponemos el dibujo que queramos hacer y encima el plástico y fijamos todo con fixo. Pasamos un trapito con unas gotas de aceite de girasol por la superficie del plástico. Ahora vamos dibujando el perfil cubriendo bien todos los huecos. Cuando esté listo metemos en el frigo hasta que cuaje bien. Sacamos y rellenamos del color que queramos y al frigo y así hasta que terminemos con todos los colores. Cada color necesita su propio tiempo de enfriado, ya que si no está muy frío al añadir otro color por encima o el contorno, como este último debe estar un poco caliente, se emborronará.

Pues ya está, espero que os haya servido de ayuda y no olvidéis enviar vuestras fotos si os decidís a hacerla.

Un abrazo.

 

Pasteles de Ramos de Rosas y Flores de Almendro para Librado

Para esta entrada he querido hacer algo nuevo y bonito y me he decantado por estos pequeños pasteles decorados con fondant y buttercream. Antes que nada os cuento un poco el motivo de hacer estos pasteles. Estaba preparando mis ideas para el día de los enamorados y comencé a preparar flores con pasta de goma el lunes. Hice unas rosas de color melocotón en dos tonos y pensé que quería innovar y experimentar un poco, así que hice las flores de almendro, o al menos la primera parte, ya que empleé la técnica de acuarela para colorearlas y tenía que esperar a los tiempos de secado para que no se quedase un solo color “raro”. Las puse a secar en mi huevera, preparé unas hojitas de rosal y ya estaba lista la decoración que tenía pensada. En un principio iba a hacer unos cuantos cupcakes a los que en el frosting les pondría la decoración floral y serían sencillos y llamativos. Pero no pudo ser.

bouquet de rosas fondant

 

bouquet flores fondant

 

El martes a primera hora de la mañana me llamó mi madre y tuve que ir a su casa corriendo. Cuando llegué me encontré un panorama indescriptible. Cinco o seis policías, cuatro médicos del SAMU, mi casa llena de gente y una habitación cerrada: mi tío estaba dentro. Todavía no puedo creerlo, la verdad. La sensación de confusión se une a la estupefacción del momento, no era consciente de lo que realmente estaba ocurriendo. A la media hora de llegar más o menos se abrió la puerta y salió el médico del SAMU para decir lo que no queríamos escuchar: Librado, mi tío, había muerto. Una increíble sensación de vacío se apoderó de mí en ese momento y aún no me ha abandonado. Toda la vida juntos, vivía con nosotros, todos los días lo veía y ahora, de repente se acabó. Nunca más volveré a verlo, ni a reñir ni a reir con él. Así que después de los muchos muffins y pasteles que le he dado ayer por la tarde pensé en que le haría un pastel para él. El último. Y debería ser tan especial y dulce como lo era él. Así que me puse a modelar hojas como una loca y a preparar un bizcocho. Preparé la buttercream y la teñí de verde y comencé a montar los pastelitos, a poner las hojas y a seleccionar y decorar con las cintas, como si fuesen ramos de flores. Así que sintiéndolo mucho la entrada de hoy no es una receta, es un homenaje hecho con unos pasteles especiales para alguien que fue realmente especial.

Bouquet de flor de almendro fondant

 

flor de almendro fondant

Red Velvet Heart Whoopie Pies

Ya falta solo una semana para el día de San Valentín y como prometí he preparado unos whoopie pies preciosos con los que podréis dar una sorpresa romántica que enamorará aún más a vuestros Valentines. He hecho unos whoopie pies de red velvet en forma de corazón, más románticos imposibles, ¿verdad?

Lo bueno de los whoopie pies es que son fáciles de hacer (bueno, después de la última entrada de la layer cake cualquier cosa es fácil) y además están riquísimos, ya que son como unos bocaditos de cupcakes, además no empachan ya que son más pequeños que los estos. En este caso los he hecho con forma de corazón porque me parecía de lo más mono para tener un detallito con vuestras parejas, primero, porque el Red Velvet le gusta a todo el mundo y segundo, porque con ese color rojo, tan esponjosos, rellenos de crema de queso…Vamos, que de esta seguro que triunfáis ¡Seguro que les gustan!

red velvet whoopie pie

Esta es una de esas recetas que no necesitan de mis típicas frases de “a tener en cuenta” ya que a estas alturas del blog, lo del red velvet está más que superado. La única diferencia que tienen en cuanto a ingredientes es que no llevan vinagre, por lo que el bicarbonato se pone junto al resto de ingredientes secos, pero en la elaboración lo explico bien. Podría también poner una de esas parrafadas de dónde y porqué se inventaron los whoopie pies, pero la verdad, no creo que sea demasiado importante, ya que al otro lado del charco el que se lo agencien como invento unas amas de casa Amish o una repostera de Boston no nos importa mucho. Lo único que importa es que fuera quien fuese tuvo una idea genial creando estos deliciosos bocaditos, ¿no os parece? Pues venga, vamos a por la receta.

san valentin red velvet whoopie pie

Red Velvet Heart Whoopie Pie (para 16 sandwiches)

Ingredientes:

Para los bizcochos:

-200 grs de harina de trigo

-2 cucharadas soperas de cacao en polvo

-110 grs de azúcar moreno

-1/4 de cucharadita de bicarbonato

-1/4 de cucharadita de sal

-1/2 cucharadita de levadura en polvo

-1/2 cucharadita de café de colorante en gel (yo utilizo Wilton)

-85 grs de mantequilla a temperatura ambiente

-1 huevo a temperatura ambiente

-120 ml de buttermilk

-1 cucharadita de esencia de vainilla

 

Para el frosting de crema de queso:

-165 grs de mantequilla a temperatura ambiente

-100 grs de azúcar glas tamizada

-175 grs de queso crema frío

 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º. Antes que nada he de decir que hay que tamizar todos los ingredientes secos. En un bol ponemos la harina, el cacao, la sal, el bicarbonato y la levadura todo tamizado y mezclamos bien. Reservamos. En otro bol ponemos la mantequilla y con las varillas batimos bien hasta que esté a punto pomada. Añadimos el azúcar y volvemos a batir bien. Ahora añadiremos el huevo y la vainilla a la mezcla y batimos hasta que esté homogéneo. Reservamos. En un recipiente ponemos el buttermilk y le añadimos el colorante que mezclaremos hasta que se disuelva completamente. Ahora cogemos el bol de los ingredientes húmedos y en  él vamos a ir añadiendo los ingredientes secos y el buttermilk de la siguiente manera: secos, buttermilk, secos, buttermilk y secos mientras mezclamos todo hasta que quede la masa homogénea. Ahora ponemos la mezcla en una manga pastelera y vamos llenando los moldes, en este caso, hasta 1/4 de su capacidad ya que no queremos hacer muffins. Y ahora al horno a 180º durante unos 10-12 minutos. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla completamente. Vamos a hacer el relleno.

Ponemos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente y batimos bien con las varillas hasta que esté esponjosa. Ahora añadimos el azúcar tamizada y seguimos mezclando. Por último añadimos el queso crema y batimos a velocidad alta para que monte. Podéis añadirle vainilla o más azúcar si os gusta, pero a mí, después de muuuchos euros gastados en encontrar la receta perfecta esta es la que más me gusta (supongo que porque la he hecho sin seguir receta, a mi gusto) y además no se baja nada la crema. Cuando la tengáis la ponéis en una manga pastelera y vais poniendo encima de los bizcochitos una cantidad más o menos generosa según os guste. Ahora solamente nos falta ponerle la tapita al bizcocho de base con frosting y ya tenemos unos preciosos whoopie pies de red velvet. ¿A que no ha sido para tanto?

 

Gingerbread Guinness Cupcakes (Tea with Bea)

Hoy he preparado unos cupcakes riquísimos: Gingerbread Guinness Cupcakes, que me parecen perfectos para esta Navidad, ya que el sabor de la masa es sumamente parecido a los hombrecillos de jengibre. La receta la he sacado del libro de Tea with Bea, y está tal cual. En lo que he variado ha sido en el frosting de queso, pero vamos por partes. ¿A qué saben estos cupcakes?¿A cerveza?¿A gingerbread? Pues la verdad es que el sabor está mezclado, pero es como comerte un hombrecillo de jengibre en versión cupcake, jeje. A mí me gustan, pero es que los gingerbread men me encantan. Las especias y el chocolate son lo mio sin lugar a dudas. Entonces la pregunta sería, ¿os gustan las especias? Si no es así ni os molestéis en hacerlos, pero si la respuesta es positiva, estos son vuestros cupcakes. Además al añadirle el frosting se suaviza el sabor de la masa y está buenísimo. ¿Y de qué he preparado el frosting? Pues he puesto mascarpone en vez de Philadelphia, porque aquí en Alicante estamos en pleno mes de diciembre a 20 grados (sí, en serio) y me daba cosa por si se bajaba. El resultado ha sido delicioso, ya que le he puesto miel de caña y ha tomado un delicioso sabor como a caramelo (a mí me ha recordado un sabor de cuando era pequeña, pero no lo identifico). Venga, no os hago esperar más. Ah, salen unos 24 cupcakes con la masa que os doy.

Ingredientes:

-250 ml de cerveza Guinness

-250 grs de miel de caña

-1 1/2 cucharaditas de bicarbonato

-1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo

-280 grs de harina de trigo

-1 cucharada sopera de jengibre en polvo

-1 cucharada sopera de canela

-1/4 de cucharadita de nuez moscada

-1/4 cucharadita de clavo en polvo

-1/4 cucharadita de cardamomo en polvo

-3 huevos

-100 grs de azúcar glas

-100 grs de azúcar integral de caña

-200 ml de aceite de girasol

Elaboración:

En primer lugar ponemos en un cazo la cerveza y la miel de caña y hervimos. Dejamos un rato para que reduzca y apartamos. Añadimos a esta mezcla el bicarbonato (cuidado, la mezcla sube con el bicarbonato y puede salirse del cazo). Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Precalentamos el horno a 170º. En un bol ponemos la harina, las especias y la levadura y mezclamos todo bien. Reservamos. En otro bol ponemos los dos tipos de azúcar y los huevos y batimos. Añadimos el aceite poco a poco y batimos al mismo tiempo. Por último añadimos el jarabe de Guinness y melaza y mezclamos bien con el resto de ingredientes húmedos. En el bol de la mezcla seca hacemos un hueco y vamos incorporando  la mezcla húmeda. Mezclamos bien (yo os recomiendo hacerlo con espátula) de abajo a arriba y movimientos envolventes hasta que esté todo integrado. Ponemos la mezcla en los moldes a 3/4 de capacidad y metemos al horno a 170º durante 30-35 minutos. La base está lista.

Frosting de Mascarpone y Miel de Caña

-300 grs de queso mascarpone

-3 cucharadas soperas de miel de caña

-150 grs de azúcar glas

En un bol ponemos el queso y el azúcar tamizada. Batimos a velocidad alta. Añadimos la miel de caña y volvemos a batir hasta que monte. Ponemos en la manga y cubrimos los cupcakes. Con estas cantidades salen 6 cupcakes con mucho frosting, pero si no os gusta con mucha crema da perfecto para 12 cupcakes.

¡Espero que os gusten!