Old Fashioned Apple Caramel Layer Cake ó Tarta de Manzana y Toffee a la antigua

¡¡Pero qué título más largo, por Dios!! Total para decir Tarta de Manzana y Toffee a la antigua. La verdad es que tenía muchas ganas de hacer una de estas Old Fashioned Layer Cakes desde que ví una en el libro de Tea with Bea el verano pasado. Casi un año y no he podido quitármela de la cabeza así que…¡ por fin la he hecho!. Recuerdo que hace un tiempo cada vez que empezaba un proyecto de tarta me ponía nerviosa solamente de pensarlo, me estresaba por si no me salía bien, me temblaban las manos cuando la montaba… Ahora esto está superado, y es que no hay nada como la práctica para quitarle a una los miedos, los nervios y el estrés.

Apple Caramel Layer Cake 1

Os cuento un poco la historia de estas tartas. Las tartas Old Fashioned son las tartas típicas de toda la vida americanas, a la antigua usanza, sin mucho adorno ni un acabado espectacular, porque en las casas no tenían que dejar las tartas maravillosas para que la familia diese buena cuenta de ellas. Solo necesitaban estar deliciosas. Así que son tartas que están buenísimas, con la garantía que dan las recetas tradicionales y que, aunque no llevan adornos están adornadas de AMOR, jijiji. Lo cierto es que yo quería hacerle una rosa para ponerle encima, pero siento decir que sigo con mi dedo pulgar entablillado, así que no ha podido ser. Para la próxima garantizado el adorno.

Apple Caramel Layer Cake 2

Aunque la receta es mía, he seguido los ingredientes de mi idea original. A ver, que me explico. Quería hacer una tarta con fruta y me decidí por hacerla con manzana caramelizada, pero al estilo americano. ¿Habéis visto en las pelis esas ferias del campo donde eligen a “Mary Ellen” la Reina del Maíz?  Pues siempre sacan un puesto de manzanas con caramelo, pero allí, al contrario que aquí el caramelo se lo curran un poco más. Aquí hacemos un caramelo con azúcar derretida, colorante y aroma que deja unas manzanas rojas muy bonitas. Allí es menos llamativo, ya que el caramelo es un toffee de nata y mantequilla que, aunque es marrón, el sabor es espectacular.

Apple Caramel Layer Cake 3

Bien, pues ahora sí, vamos con la receta.

Old Fashioned Apple Caramel Layer Cake (para una tarta de 16 cms de diam)

Para la masa:

-1 manzana Granny Smith rallada

-150 grs de harina de trigo tamizada

-200 grs de azúcar moreno

-2 huevos

-1 cucharadita de levadura en polvo

-1/2 cucharadita de bicarbonato

-1/2 cucharadita de canela

-1/4 cucharadita de sal

-120 grs de mantequilla a temperatura ambiente

-1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el frosting de queso:

-250 grs de mantequilla a temperatura ambiente

-60 grs de queso crema frío

-170 grs de azúcar glas tamizada

Para el toffee con manzana:

-1/2 manzana Granny Smith pelada y cortada a rodajas finas

-125 grs de mantequilla

-250 grs de azúcar moreno

-120 ml de nata

-1 pizca de sal

Elaboración:

Comenzamos preparando la manzana caramelizada, ya que necesitaremos que se enfríe completamente para poder montar la tarta. En un cazo ponemos la mantequilla a calentar y cuando esté líquida añadiremos la manzana que dejaremos a fuego lento hasta que coja un color tostado. En este punto añadiremos el azúcar moreno y dejamos calentando hasta que esté completamente disuelto. Cuando esté todo hecho un líquido añadiremos la nata y la sal y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que quede con la consistencia de un sirope y la manzana esté totalmente blanda y transparente. Apartamos del fuego y reservamos hasta que enfríe.

Ahora la masa. Comenzamos mezclando en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato y la canela. Reservamos. En otro bol ponemos la mantequilla y el azúcar y batimos bien hasta formar una pasta. Añadiremos los huevos y batimos bien. A continuación añadimos la manzana y la esencia de vainilla y mezclamos. Añadiremos esta mezcla al bol de los ingredientes secos y mezclamos todo. Preparamos los moldes. Yo siempre utilizo un molde por capa de tarta para que me queden todas iguales. Engrasamos los moldes y repartimos la masa por igual en cada uno de ellos. Precalentamos el horno a 190º y cuando tenga la temperatura metemos los moldes y dejamos hornear durante 20-22 minutos. Sacamos y dejamos enfriar completamente en una rejilla antes de desmoldar.

Vamos a por el frosting. En un bol ponemos la mantequilla y batimos con las varillas hasta dejar a punto de pomada. Añadimos el azúcar glas, poco a poco, incluso en un par de veces, mientras seguimos batiendo. Cuando esté hecho una crema añadiremos el queso y ahora batimos a velocidad alta hasta que se quede una crema esponjosa. Tened en cuenta que tiene que triplicar su volumen inicial.

Y ahora solo nos queda montarla. Ponemos un buen pegote de frosting en la base de la tarta que toque el plato para que podamos trabajarla sin que se mueva. Ahora ponemos capa de bizcocho, capa de frosting, las rodajas de manzana y un chorrito de salsa de toffee. Repetimos este paso por cada una de las capas de la tarta y ya está listo para comer. Espero que os guste.

Pecan Butterscotch Layer Cake (receta de Martha Stewart)

Lo de esta tarta fue todo un reto, casi no me creo que lo haya hecho: Pecan Butterscotch Cake de la gran Martha Stewart. Os cuento como surgió la cosa. Me encargaron una tarta para un cumpleaños y me dijeron que la eligiese yo. Como es alguien especial para mí quería hacer una tarta igual de especial pero nada de fondant, ya que la repostería americana es lo suficientemente buena sin tanto muñequito ni colores varios (los que me seguís ya sabéis que me decanto por la repostería tradicional). Bueno, pues el homenajeado en cuestión digamos que es un poco rarito para los sabores y quería hacer algo de eso que te gusta sí o sí, así que después de varios días ojeando la red encontré una receta de las que tengo guardadas en el ordenador en la carpeta de “obligatorias”. Yo soy superfan de Martha Stewart, de hecho en este blog hay más de una receta de su web y siempre me han salido deliciosas, así que me armé de valor y de ingredientes y comencé manos a la obra. Hice una layer cake de tres pisos y fue una sensación cuando la sacamos a la mesa. Si llegáis a ver la cara que pusieron…La verdad es que quedó espectacular y el sabor era aún mejor.

Cosas que debéis saber de esta tarta: Como todas las layer cake que hago las horneo en varios moldes del mismo tamaño para que las capas queden de un grosor similar. Otra cosa muy importante a tener en cuenta es que la elaboración es un poco laboriosa, es decir, no es de esas que las haces en un día, más que nada por los tiempos de las cremas (luego veréis por qué) y por último, es cara. Si juntamos todo lo que me gasté en ingredientes y tiempo de elaboración digamos que se quedaría a un precio similar a una de fondant, pero el resultado no tiene nada que ver, en serio. Para empezar sale una tarta de unos 5 kgs de la que salen perfectamente como unas 24 raciones, así que está en vuestra mano el hacerla. Yo lo único que puedo decir es que la gente alucinará con el sabor de esta. La receta original que yo he seguido al pie de la letra es esta.

Pecan Butterscotch Cake 2

Por cierto, antes de seguir con la receta tengo que decir, para quien no lo sepa, que el sabor del butterscotch es exactamente el de los caramelos Werther’s.

Pecan Butterscotch Cake

Pecan Butterscotch Layer Cake (para unas 22-24 raciones)

Ingredientes:

 

Para la masa:

-580 grs de harina de trigo

-1 y 1/4 cucharadita de levadura en polvo

-3/4 cucharadita de bicarbonato

-2 y 1/2 cucharaditas de sal

-325 grs de mantequilla a temperatura ambiente

-4 huevos grandes a temperatura ambiente

-1 cucharada y 1/2 de esencia de vainilla

-1 cucharada y 1/4 de ron moreno

-300 ml de buttermilk a temperatura ambiente

-300 grs de azúcar moreno en polvo

 

Para el frosting:

-250 grs de mantequilla a temperatura ambiente + 125 grs para la crema de butterscotch

-450 grs de azúcar moreno en grano

-240 ml de nata

-1/2 cucharadita de sal

-600 grs de queso crema

-60 grs de azúcar glas tamizada

 

Para el sirope de Butterscotch:

-75 grs de azúcar moreno

-90 grs de mantequilla

-120 ml de golden syrup

-1/4 de cucharadita de sal

-60 ml de nata

 

Para adornar la tarta:

-300 grs de nueces tostadas y cortadas a trocitos

 

Elaboración:

Para los bizcochos:

Precalentamos el horno a 170º. Yo utilicé tres moldes de 22 cms de diam. Engrasamos los moldes para que no se  pegue el bizcocho. En un bol mezclamos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal y reservamos. En otro bol batimos la mantequilla y el azúcar hasta que esté esponjoso (entre 5 y 6 minutos a velocidad media). A esta mezcla vamos añadiendo los huevos uno a uno mientras batimos después de añadir cada uno de ellos. Añadimos la vainilla y el ron y volvemos a batir. Ahora añadimos a la mezcla húmeda la mezcla de los ingredientes secos y el buttermilk de la siguiente manera: primero mitad de secos, batimos, mitad de buttermilk, batimos y repetimos otra vez. Mezclamos todo a velocidad media durante unos 2 minutos. Cuando esté lista repartimos la mezcla en los moldes a partes iguales. Horneamos durante unos 25 minutos a 170º y dejamos enfriar en una rejilla hasta que estén completamente fríos. Desmoldamos y reservamos.

Para el frosting:

Esto es mejor que lo hagáis un día antes. Derretimos en un cazo 125 grs de mantequilla a fuego medio hasta que se ponga de un color tostado. Añadimos el azúcar, la nata y la sal y mezclamos hasta que el azúcar esté completamente disuelta. Llevamos a ebullición y movemos continuamente con unas varillas para que no se pegue y dejamos cocinar durante 3 minutos más. Ponemos la crema en un bol y dejamos enfriar completamente (muy importante que esté frío). Por otra parte en un bol ponemos el resto de la mantequilla a temperatura ambiente cortada a trocitos y batimos hasta que esponje. Añadimos el queso crema y el azúcar glas tamizada y seguimos batiendo con las varillas. Ahora poco a poco vamos añadiendo la crema de mantequilla que habíamos hecho y batimos muy bien hasta que esté esponjoso. Ponemos en un bol y al frigo hasta que sea la hora de montar la tarta.

Para el sirope de butterscotch:

Mezclamos en un cazo el azúcar, la mantequilla, el golden syrup y la sal y ponemos a fuego medio. Dejamos cocinar mientras removemos hasta que el azúcar esté disuelta. Llevamos a ebullición y dejamos cocinar durante 2 minutos. Apartamos del fuego y añadimos la nata y mezclamos bien. Volvemos a poner en el fuego y cocinamos la mezcla durante 2 minutos más. Dejamos enfriar completamente.

Y ahora vamos a montar la tarta:

Primero cortamos las superficies de los bizcochos para que estén lo más rectos e igualados posible. En una base ponemos un poco del frostin y ponemos la primera capa de bizcocho. Cuando esté en su sitio mojamos el bizcocho con el sirope de butterscotch por toda la superficie. Añadimos el frosting (un par de cucharones generosos) y repartimos bien con una espátula hasta que la superficie esté igualada. A continuación cogemos la segunda capa de bizcocho y untamos las dos caras con el sirope. Ponemos encima del frosting del primer bizcocho y vigilamos que quede recto e igualado con este. Volvemos a poner frosting y repartimos con la espátula. Ahora la tercera capa de bizcocho. A esta le untamos el sirope solamente por la capa que estará encarada con el bizcocho nº2. En la parte superior ponemos frostin y vamos igualando la superficie hasta que esté nivelada y recta. Ponemos frosting por los laterales y vamos repartiendo con cuidado e igualando para que quede lo más lisa posible. Por último repartimos con las manos los trocitos de nueces por alrededor de la tarta pegándolos con cuidado al frosting que hemos puesto previamente para que no se mezclen con la crema.

Y ahora y después de tanto trabajo lo único que nos queda es ¡comerla!

Tarta red velvet

Red Velvet Cake

Antes que nada quiero deciros que esta receta de Red Velvet Cake se puede aplicar tanto a una cake como a cupcakes, si os gustan más. Incluso las medidas pueden ser las mismas. Hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer la Red Velvet. La primera vez que la ví me dejó fascinada ese color rojo intenso y pensé que no tardaría en hacerla. Pues he tardado. Así que ayer fue el cumpleaños de mi suegra y vi la ocasión perfecta para hacerla. Ni os imagináis cómo me notaba los nervios en el estómago mientras la iba haciendo. Me daba miedo, pero lo cierto es que, aunque es laboriosa, no es tan complicada como pensaba. Me encanta la cocina y la repostería y me gusta ponerme retos y esta tarta ha sido un reto sin lugar a duda.

Os voy a dar unos consejos que creo que os irán bien:

– Os recomiendo que hagais tres bizchochos iguales en vez de uno y partirlo en láminas, porque no hay nada más feo que tener miguitas de bizcocho rojo mezclándose con el frosting blanco. Creo que si dejáis la masa reposar de un día para otro será mejor.

-Si podéis poned esencia de vainilla incolora, porque aunque parezca mentira una cucharada de té de esencia con color hace que el frosting quede color crema.

-Y por último, os recomiendo hacer esta tarta en invierno o al menos en una cocina con aire acondicionado, ya que es mejor para que la cobertura quede perfecta, el calor hace que quede más líquida.

Dicho esto vamos con la receta:

Para una Red Velvet Cake de 22 cms de diámetro (para unas 8-10 personas):

Ingredientes: (para los bizcochos)
-125 gr. mantequilla

-275 gr. azúcar

-2 huevos

-280 gr. harina repostería
-una cucharada sopera de cacao en polvo
-1 cucharadita de levadura Royal
-1 cucharadita bicarbonato
-una pizca de sal sal
-240 gr. buttermilk
-2 cucharadas colorante rojo (yo usé Wilton)
-1 cucharadita vinagre blanco
-1 cucharadita extracto de vainilla
Elaboración:
Precalentamos el horno a 170º. Engrasamos con mantequilla los tres moldes. Preparamos un bol con todos los ingredientes secos menos el azúcar. Tamizamos todos y reservamos. En otro bol batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Cuando haya blanqueado añadimos un huevo, batimos bien y añadimos el otro. Vamos incorporando todos los ingredientes húmedos hasta que formen una pasta. En un tercer bol mezclamos los ingredientes secos y los húmedos de la siguiente forma mientras vamos batiendo con las varillas: Un poco de secos, añadimos húmedos, secos, húmedos y terminamos con secos. Con un cazo de servir vamos poniendo la misma cantidad en cada uno de los moldes para que queden los tres bizcochos iguales. Y ahora al horno 20-25 minutos a 170º. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. Es importante que estén completamente fríos para cubrir con el frosting.

Para el Cream Cheese Frosting:

Ingredientes:

-125 grs de mantequilla (os recomiendo que esté fría)

-400 grs de queso crema

-1 cucharada de té de esencia de vainilla

-300 grs de azúcar glas

Elaboración:

Batimos todos los ingredientes juntos hasta que quede con “estalactitas” cuando levantemos las varillas. Dejad reposar como una hora en la nevera y lista para montar.

Cuando tengáis tanto los bizcochos fríos como el frosting listo, vais alternando capas de crema entre capa y capa de bizcocho. Repartid con una espátula y repetid hasta que esté puesto el último bizcocho. Al final ponéis una capa más gruesa en la parte superior de la tarta y vais alisando. Con lo que sobre reservadlo para cubrir los laterales. Cuando esté lista decoráis a vuestro gusto y ¡a comer!.