Angel’s Food Cake

¡Por fin me he atrevido a hacer un Angel’s Food Cake! Esta es una de esas recetas a las que les tenía ganas, sobre todo, porque en las páginas que veo insisten mucho en la dificultad de hacerla perfecta para obtener un resultado aceptable. Pues me he armado de valor y me he pasado la tarde preparándola. ¿La verdad? No es tan fiero el león como lo pintan. No nos engañemos, no es un bizcocho de yogurt que con tres medidas lo tienes listo, pero teniendo en cuenta las cosas que llevo hechas ya, me ha parecido coser y cantar. ¿Que tiene cierta dificultad? Pues sí, pero ¿acaso hay algo que merezca la pena que no la tenga? Yo solamente os digo que me he comido 1/4 mientras hacía las fotos con su jarabe de arce incluido de un bizcocho de 26 cms de diámetro), y no me ha empachado. Vamos, que me puedo comer un trozo más esta noche sin problema, jajaja.

Angel's Food Cake 1

Voy a contaros las dificultades de esta receta. Lo primero es que es muy importante que los huevos (o las claras que utilicéis) estén a temperatura ambiente. Lo segundo es que necesita cremor tártaro y a mí me costó encontrarlo. Tercero, el molde nunca, nunca puede ir engrasado. Tenedlo completamente limpio y seco antes de echar la masa. Como el mío no es desmontable he hecho un círculo de papel de hornear para cubrir la base del molde y poder desmoldar bien. Cuarto, como todo en repostería es muy importante seguir exactamente las cantidades y los tiempos, así como la elaboración. Y quinto,¡ seguir la receta!

Angel's Food Cake 2

¿Y esta delicia se puede acompañar de algo? Of course. Yo le he puesto jarabe de arce porque sabéis que me encanta, pero lo podéis acompañar de helado, de sirope de chocolate (receta aquí), de frutas frescas, o simplemente con un buen vaso de leche mojadito…Os lo dejo a vuestra elección.

Angel's Food Cake 3

 

Angel's Food Cake 4

 

 

Angel’s Food Cake (molde de 26 cms)

Ingredientes:

-9 claras de huevo L a temperatura ambiente

-1 cucharada sopera de zumo de limón

-2 cucharaditas de esencia de vainilla

-1/2 cucharadita de esencia de almendra

-1/2 cucharadita de sal

-1 cucharadita de cremor tártaro

-125 grs de harina tamizada

-300 grs de azúcar blanquilla

Elaboración:

En primer lugar precalentamos el horno a 175º. Cogemos la mitad del azúcar y toda la harina y las tamizamos. Reservamos esta mezcla. Ahora viene lo complicado. Ponemos las claras en un bol y comenzamos a batir (os recomiendo por lo menos una batidora eléctrica de varillas) a velocidad baja hasta que las claras empiecen a espumarse un poco. En este punto le añadimos el cremor tártaro, la sal y el limón y seguimos batiendo. Tenemos que hacer un merengue así que sin prisa. Cuando comience a hacerse merengue, es decir, cuando ya esté blanco y cremoso vamos a añadir en tres o cuatro veces la mitad del azúcar que nos ha sobrado antes, pero sin dejar de batir con las varillas. Añadimos las esencias y continuamos con el punto de nieve. ¿Cuándo estará perfecto? Y esto es MUY IMPORTANTE: cuando al levantar las varillas del punto de nieve los picos que hace se queden perfectos si las ponéis hacia arriba, que no se desmonten ni se bajen. Very important, hacedme caso. Tocadlo si hace falta que no os va a comer: que esté esponjoso, pero que al apretar los dedos no se deshaga, que ponga cierta resistencia. Y cuando tengáis esta textura coged la mezcla de la harina y el azúcar y comenzad a incorporarla al punto de nieve mientras volvéis a tamizarla. Poco a poco eso sí. Mezclad con una espátula de abajo a arriba con movimientos envolventes hasta que se acabe la mezcla de la harina. Y ahora echad esta mezcla final en el molde y con la ayuda de la espátula alisad la superficie. Cuando esté igualada, cogemos un cuchillo y vamos haciendo unos círculos por toda la masa para evitar que se hagan bolsas de aire y así nos aseguramos que el bizcocho queda esponjoso y compacto, sin agujeritos. Volvemos a alisar la superficie y al horno entre 40-45 minutos. Ojo, no menos de 40 y no abráis el horno para ver como está. Confiad en mí, 40 minutos y perfecto.

Otro paso importante: cuando lo saquemos del horno tenemos que dejarlo enfriar boca abajo para que no se cristalice. ¿Cómo? Muy fácil, meted en el agujero del molde un vaso vacío, una botella o algo así, que aguante el peso y que deje pasar perfectamente el aire por la parte abierta del molde. Enfriamos entre 1 hora y 1 y 1/2 y ahora a desmoldar. Como el molde no puede estar engrasado debemos pasar una espátula o cuchillo por todo el molde. Damos la vuelta y listo para comer. El mejor bizcocho que he probado jamás y con la textura más espectacular que he probado nunca.

Angel's Food Cake 5

Angel's Food Cake 6